miércoles, 23 de noviembre de 2011

Pozo Azul: un destino repleto de naturaleza.


Pozo Azul, situado en uno de los abrigos rocosos de las terrazas marinas, pertenecientes al municipio guantanamero de Maisí, en el extremo más oriental de Cuba, es el destino a donde acuden decenas de personas, todos los años, atrapados por la singularidad del paraje.

La flora, la fauna, la topografía y el propio pozo, dan al lugar cierto toque de encanto. 


Pero, la única forma de proporcionarse el placer de un buen chapuzón, y desentrañar algún que otro misterio sobre el sitio en particular, es yendo al lugar; ello no significa que para lograrlo sea suficiente con agenciarse el tramo hasta la Punta de Maisí,  cuando faltan por recorrer cerca de 12 km al noroeste de dicha localidad.

Se trata de un camino accidentado, donde los dientes de perros y  los arbustos a ambos lados de la carretera, se disputan el puesto por impedir el paso del automóvil. La ladera divisoria del primer y segundo escalón se torna cada vez más visible, en uno de sus puntos está nuestro objetivo. Somos tres abordo del vehículo: Alberto el Chofer, Alexis Morales, Jefe del área protegida Maisí-Caleta y yo.

Para la expedición precisábamos de Alexis, gracias a él estábamos advertidos de que  el lugar  era desprovisto de pobladores y, bajo su tutela no pecaríamos por indefensos.

De un momento a otro Alberto detiene el carro, cierra el chucho, se baja, tira la puerta y, para mi sorpresa exclama: 

-¡Ya estamos en Pozo Azul! -¡qué remedio nos queda!, pensé, pero más bien emocionado por saberme en el sitio ansiado por conocer.

Vacacionistas en la proximidades de Pozo Azul.
Al examinar cuántos rincones quisimos y saciar los apetitos del cuerpo, amén de algunas zambullidas, volqué la atención hacia Alexis:

-¿Por qué el agua tan fría en este sitio del semidesierto cubano, donde las temperaturas durante el verano no bajan de los 30 grados centígrados?




Es cierto, afirma Alexis, y sin detener el hilo de la conversación asevera: 

«El agua contenida en dicho accidente geográfico, es fría en cualquier época del año, en este momento la temperatura oscila sobre los 20 o 21 grados centígrados. Algunos sostienen que la frialdad del agua es propia de la vegetación reinante a su alrededor; sin embargo, estudios realizados por el eminente científico Antonio Núñez Jiménez, revelan que la frialdad del pozo es propia de su formación».


«La Solapa de Pozo Azul, denominada así por el también padre de la espeleología cubana, debe su presencia a una dolina de origen cársico, y a una red subterránea de canales  y oquedades existentes entre el mar y el pozo, cuyas formaciones facilitan el flujo y reflujo de la marea e influyen en los niveles de salinidad».

-¿Cuáles son las especies típicas del pozo y de la zona en su conjunto?
 
«Cuando el pozo goza de su relativa quietud,  se aprecian con facilidad especies tales como: la guabina, la anguila y el camarón. Estos ejemplares fueron adaptándose poco a poco al agua salobre y, ahora, son dueños absolutos del pozo».

«La vegetación predominante es la xeromorfa costera y la subarbustiva, donde se destacan: la cuaba, la cuabilla y el guayacán. Otros casos típicos son: el almácigo y la caoba, de menor talla en comparación con otras latitudes, motivo de la rudeza del viento y al clima existente en esta parte del semidesierto cubano».

-¿Cuál es la dimensión de la fuente? 

«No sé con exactitud cual es la medida del pozo, pero, el balneario mide 80 metros de largo, 50 metros de ancho y 20 metros en la parte de mayor profundidad, aproximadamente».

¿Existe la intención de desarrollar en el área alguna obra de infraestructura  económica?

«Algunos estudios de medición de la velocidad del viento, realizados en las proximidades de Pozo Azul, arrojaron resultados importantes  para la explotación de la energía eólica; no obstante, veo muy pocas potencialidades aquí para el desarrollo de otras infraestructuras, al menos que para el turismo».  

¿Qué acciones se acometen con vista a preservar el sitio?

 «Una de las medidas que se acometen para la conservación del área es el control de la tala, y existe un cuerpo de guardabosques encargado de que las medidas se cumplan. Asimismo, la actividad forestal es muy explotada en la zona, en función de preservar el entorno. La Unidad Silvícola radicada en el municipio, tiene un plan diseñado para la siembra del guayacán en las áreas más afectadas por los  organismos meteorológicos. Uno de los moluscos más bellos del mundo se refugia única y exclusivamente en esta franja (polimita cuestana), y es nuestro deber conservarlo».  

Me prometí a mi mismo de no abusar del tiempo previsto y, nuestra estancia en el balneario dura poco más o menos una jornada de trabajo. Ya casi oscurece y no es necesario arriesgarse a partir en horas de la noche.

Algo me queda por confesar, y es que vestigios aquí existentes (petroglifo tallado en una de las columnas de piedra alrededor del pozo) revelan que la zona fue habitada por pobladores aborígenes, desde entonces la fuente deviene piscina natural, sobre todo para los maisienses.








Zona costera, en las proximidades de Pozo Azul.





Vacacionistas


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada